Definición

El dolor en la espalda baja es un dolor o molestia en la parte baja de la espalda y de la columna vertebral. Esta última está formada por muchos huesos pequeños que rodean y protegen la médula espinal y los nervios. El dolor de la espalda baja es muy común y afecta a la mayor parte de los adultos en algún momento de sus vidas.

Huesos de la parte baja de la espalda

hernia de disco lumbar
© 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Existen muchas causas posibles para el dolor de la espalda baja, incluyendo:

Factores de riesgo

Estos factores incrementan la probabilidad de sufrir dolor en la parte baja de la espalda:

  • Edad avanzada
  • Ciertas actividades (como levantar peso)
  • Estilo de vida sedentario
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  • Lesión previa de la espalda
  • Cirugía previa de la espalda
  • Otros factores que pueden influir negativamente en el dolor de espalda incluyen:
    • Factores psicológicos, tales como baja satisfacción laboral
    • Fatiga o sueño deficiente
    • Abuso de drogas y de alcohol
    • Estrés

Síntomas

Usualmente, el dolor se localiza en la espalda baja. Puede empeorar al mover la espalda, sentarse, pararse, inclinarse y girar. Si un nervio está irritado, el dolor puede extenderse a la nalga o pierna del lado afectado, y puede presentarse debilidad muscular o adormecimiento. Mejora con el reposo y el control de los esfínteres es adecuado.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Con frecuencia, el dolor de espalda mejora con el tratamiento personal. Sin embargo, es posible que se presenten algunos síntomas graves que requieran atención médica más inmediata. Llame al médico si el dolor de espalda:

  • Es grave o empeora considerablemente
  • No ha comenzado a mejorar en el transcurso de una semana
  • Causa dificultad para caminar, estar de pie o moverse
  • Empeora durante la noche o al acostarse
  • Se extiende hasta las piernas
  • Se presenta con dolor o punzadas en el abdomen
  • Es nuevo y usted tiene más de 50 años
  • Está relacionado con:
    • Entumecimiento, debilidad u hormigueo en las nalgas, los genitales o las piernas
    • Pérdida del control del intestino o de la vejiga
    • Dificultad para orinar
    • Fiebre, pérdida de peso inexplicable u otros signos de enfermedad
También debe llamar al médico si tiene dolor de espalda y antecedentes de cáncer u osteoporosis, o si tiene antecedentes de uso de esteroides o de drogas intravenosas.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Particularmente el doctor examinará su espalda, caderas y piernas y usualmente revisara su fuerza, flexibilidad, sensación y reflejos.

Otros exámenes que el médico puede indicarle en determinadas situaciones incluyen:

  • Radiografía: un estudio en el que se utiliza radiación para tomar imágenes de las estructuras internas del cuerpo, especialmente los huesos.
  • Tomografía computarizada: un tipo de radiografía en el que se utiliza una computadora para tomar imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Este examen muestra con precisión las vértebras y el canal espinal.
  • Resonancia magnética: un examen en el que se utilizan ondas magnéticas para tomar imágenes de las estructuras internas del cuerpo; muestra los discos intervertebrales y cualquier anomalía de los discos.
  • Escáner óseo: un examen que determina la mineralización de los huesos
  • exámenes sanguíneos: como conteo sanguíneo completo o tasa de sedimentación
  • Exámenes de orina: para detectar infecciones urinarias o sangrados

Es importante tener en cuenta que los exámenes de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, posiblemente no sean de ayuda inmediatamente después de una lesión de la espalda.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento incluyen:

Mantenerse activo.

El reposo en cama no suele recomendarse para personas que no padecen una afección grave. Posiblemente solo se recomiende para aquellas personas con dolor de espalda debilitante (durante no más de 1 o 2 días). Es posible que el médico le recomiende limitar las actividades durante un tiempo y, luego, reanudarlas tan pronto como sea posible. Si se mantiene activo y hace ejercicio, es probable que se acorte el tiempo de recuperación.

Medicamentos

Los medicamentos que el médico puede sugerir incluyen:

  • Analgésicos de venta libre, como acetaminofeno (Tylenol), aspirina (Bayer) o ibuprofeno (Motrin, Advil)
  • Relajantes musculares para espasmos musculares: estos medicamentos no se usan cuando la persona debe estar alerta, por ejemplo, para manejar u operar maquinaria.
  • Inyecciones de cortisona
  • Antidepresivos: también pueden recetarse para el dolor crónico de la parte baja de la espalda.

Fisioterapia

Un programa de fisioterapia puede incluir:

  • Aplicar compresas frías o calientes
  • Hacer ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y equilibrio para los músculos del estómago y de la espalda
  • Participar en un programa de ejercicio aeróbico (p. ej., caminar, nadar)
  • Aprender acerca de cómo lidiar con los problemas de la espalda
  • Hacerse masajes
  • Recibir tratamientos con ultrasonido o estimulación eléctrica

Medicina alternativa

Cirugía

Sólo una pequeña cantidad de pacientes requiere cirugía. La intervención puede ser necesaria si se desarrollan problemas nerviosos o si otros tratamientos no alivian sus molestias. Los procedimientos habituales son discectomía, laminectomía y fusión vertebral.

Si tiene dolor en la parte baja de la espalda, siga las indicaciones de su médico.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudarle a evitar el dolor en la parte baja de la espalda:

  • Comience un programa seguro de ejercicios con el asesoramiento del médico.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Si usted fuma, deje de hacerlo.
  • Practique una buena postura y reduzca la presión en su espina
  • Evite permanecer sentado o parado en una sola posición
  • Si usted debe permanecer parado por largo tiempo, descanse alternadamente en un pie sobre un aparato que le ayude alivie la presión de la espalda.
  • Al levantar objetos, sujételos cerca del pecho, mantenga la espalda derecha y use los músculos de las piernas para levantarse lentamente.
  • Evite realizar actividades que empeoren el dolor, por ejemplo, inclinarse, girar y hacer movimientos bruscos.
  • Considere el volverse a entrenar en caso de que su trabajo requiera de levantar cosas pesadas o de estar sentado por mucho tiempo
  • Si tiene dolor de espalda durante el embarazo, trate de utilizar una prenda de sujeción como BellyBra, un corpiño especial que sujeta la espalda y el abdomen.

Aunque algunas personas piensan que el uso de plantillas evita el dolor de espalda, por el momento, no hay suficiente evidencia que respalde esta creencia.