Definición

El estreñimiento son las defecaciones molestas y/o infrecuentes. La deposición es dura y seca. Esta es una molestia gastrointestinal muy común.

Causas

El estreñimiento tiene muchas causas, incluyendo:

  • No tomar suficientes líquidos
  • Sobreutilización de medicamentos laxantes
  • Hacer muy poco ejercicio
  • Descanso en cama
  • Determinados medicamentos, incluidos:
    • Analgésicos
    • Narcóticos
    • Antiácidos que contienen aluminio
    • Medicamentos antidepresivos y antipsicóticos
    • Medicamentos para la epilepsia y la enfermedad de Parkinson
    • Medicamentos antiespasmódicos
    • Tranquilizantes
    • Suplementos de hierro
    • Bloqueantes de los canales del calcio
  • Retrasar frecuentemente la necesidad de defecar
  • En el embarazo
  • Diabetes
  • Espasmo del esfínter anal, debido a fisuras anales o hemorroides dolorosas
  • Tiroides hipoactiva
  • Síndrome del intestino irritable (los períodos de estreñimiento pueden alternarse con episodios de diarrea)
  • Enfermedades neurológicas tales como:
  • Esclerodermia
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Trastornos intestinales, incluyendo:
    • Cicatrización
    • Tumores
    • Cáncer
    • Inflamación
  • Viajes (debido a cambios de horario, estrés y una mala alimentación)

Factores de riesgo

Los factores de riesgo incluyen:

  • Edad avanzada
  • Estilo de vida sedentario
  • Descanso prolongado en cama debido a cirugía o un accidente
  • Dieta con alto contenido de lípidos y azúcares, y bajo contenido de fibra

Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Sensación de tener el abdomen lleno
  • Dolor y presión rectal
  • Dificultad para defecar a pesar de hacer esfuerzos
  • Deposición dura, seca y pequeña
  • Deposición negra
  • Apariencia de "bola de conejo" de la deposición
  • Sensación de deposición retenida después de defecar

¿Cuándo debo llamar al médico?

Llame al médico si:

  • Tiene estreñimiento y nunca antes tuvo esta afección
  • Tiene estreñimiento durante más de 2 a 3 semanas
  • Tiene dolor o inflamación abdominal
  • Tiene náuseas o vómitos
  • Presenta signos de infecciones, como fiebre o escalofríos
  • Siente dolor o quemazón en el área anal con o sin defecación
  • Presenta heces con sangre o heces negras
  • Cree que el medicamento recetado le está causando estreñimiento
  • Pierde peso

Diagnóstico

Los cambios en los hábitos de defecación, como el estreñimiento, pueden ser indicadores de una afección médica más grave. El médico puede pedir exámenes para descartar otras afecciones. Los exámenes pueden incluir:

  • Examen físico
  • Análisis de sangre
  • Tacto rectal: examen del recto en el que el médico, usando un guante lubricado, inserta un dedo en el recto
  • Radiografía abdominal: un examen en el que se usa radiación para tomar una imagen de las estructuras internas del abdomen
  • Enema de bario: inyección de líquido en el recto que permite que el colon se vea en una radiografía
  • Sigmoidoscopia flexible: se inserta en el recto un tubo delgado y flexible, con una luz y una cámara, para examinar el recto y el colon bajo

Enema de bario

Radiología de colon
© 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

Tratamiento

El tratamiento puede incluir:

Entendiendo las Defecaciones Normales

Hable con su doctor sobre la frecuencia normal con la que defeca. El rango normal es muy amplio. Algunas personas realizan muchas deposiciones al día; otras, realizan solo una deposición en varios días.

Cambios en el estilo de vida

  • Siga una dieta equilibrada y saludable con un alto contenido de fibra (p. ej., salvado sin procesar, granos de trigo entero, frutas frescas y cereales). Comer ciruelas pasas todos los días también puede mejorar la defecación.
  • Limite el consumo de alimentos procesados o con alto contenido graso.
  • Haga ejercicio regularmente.
  • Tome al menos ocho vasos de agua de 235 ml u 8 onzas diariamente.

Laxantes, ablandadores fecales o supositorios de glicerina

Tomar laxantes o utilizar enemas con regularidad puede crear un hábito. El intestino puede acostumbrarse a estos productos y necesitarlos para poder producir las heces. Los ablandadores fecales, sin embargo, no crean hábito. Pregunte a su doctor sobre cómo y por cuánto tiempo usar estos productos.

Algunos ejemplos de medicamentos son:

  • Polietilenglicol 3350 (GlycoLax, MiraLax): un tipo de laxante
  • Psilio : un laxante de volumen
  • Docusato : un ablandador de materia fecal
  • Lactulosa : un tipo de laxante
  • Lubiprostona (Amitiza): un medicamento que aumenta el líquido en las heces
  • Inyecciones para el botulismo: se pueden utilizar para tratar determinados tipos de estreñimiento

Reentrenamiento de los intestinos

Intente mover los intestinos todos los días en el mismo horario. Suele ser muy efectivo hacerlo después del desayuno y el café. Siéntese en el inodoro entre 15 y 20 minutos. Con el tiempo, el cuerpo aprenderá a defecar regularmente a la misma hora todos los días.

Uso de la biorretroalimentación

La biorretroalimentación implica la colocación de sensores en el cuerpo. Estos sensores proporcionan información sobre los músculos. Trabajando con un terapeuta, se aprende a controlar determinados músculos que pueden ayudar en la defecación.

Tratamiento de afecciones subyacentes

Trabaje con su doctor para tratar otras afecciones que pueden causar su estreñimiento.

Cambio de la medicación

Si toma medicamentos que causan estreñimiento, hable con el médico para averiguar si puede tomar otro medicamento.

Si toma opioides para aliviar el dolor, es posible que sufra estreñimiento. Un medicamento llamado metilnaltrexona (Relistor) puede ayudar a reducir este efecto secundario.

Cirugía

Si padece estreñimiento grave y crónico, el médico puede recomendar que se someta a una cirugía.

Si se le diagnostica estreñimiento, siga las indicaciones de su médico.

Prevención

Para reducir su probabilidad de contraer estreñimiento:

  • Haga una dieta balanceada y saludable que sea rica en fibra.
  • Haga ejercicios con regularidad.
  • Tome al menos ocho vasos de agua de 235 ml u 8 onzas diariamente.
  • Para educar los intestinos, dedique un tiempo todos los días a sentarse en el inodoro inmediatamente después de comer.
  • No se apresure cuando use el baño.
  • Si siente la necesidad de defecar, no pase por alto esta sensación. Vaya al baño de inmediato.