Definición

El envenenamiento por monóxido de carbono puede ser mortal. Se produce al inhalar gas monóxido de carbono (CO). Este gas se produce cuando se quema gas, madera, carbón u otros combustibles. A menudo se acumula cuando los calentadores y los artefactos de cocina a gas fallan o no tienen la ventilación adecuada. El CO es un gas inodoro, insípido e incoloro que puede ser inhalado sin que la persona se dé cuenta.

Convirtiendo el Monóxido de Carbono en Hemoglobina

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Inhalar gas CO ocasiona envenenamiento por monóxido de carbono.

Las personas pueden estar expuestas al gas cuando algún artefacto a gas falla o no tiene la ventilación adecuada. Por ejemplo:

  • Si hay un orificio en la tubería, el monóxido de carbono puede ingresar en el hogar
  • También puede producirse una acumulación al usar una parrilla u hornillo dentro del hogar
  • Mantener el motor del automóvil encendido con las puertas del garaje cerradas puede causar acumulación

Una vez que es inhalado, el gas es absorbido rápidamente por los pulmones. La hemoglobina transporta el oxígeno de la sangre hacia todo el cuerpo. El CO se une a la hemoglobina y ocupa el lugar del oxígeno. Por lo tanto, se produce una falta del oxígeno que el tejido necesita para mantenerse vivo. El tejido cerebral corre un riesgo muy alto.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

  • Exposición al monóxido de carbono a través de inadecuadas ventilaciones o artefactos defectuosos.
  • Edad:
    • Fetos (el que la madre fume es la causa mayor de exposición)
    • Lactantes
    • Adultos Mayores
  • Geografía: estados del norte
  • Sexo: el índice de mortalidad masculino es mayor
  • Sangre, corazón y condiciones de los pulmones

Fumar no produce envenenamiento agudo por monóxido de carbono. Sin embargo, la quema de tabaco produce una gran cantidad de CO. Por lo tanto, los fumadores están continuamente expuestos a niveles altos del gas tóxico.

Síntomas

Los síntomas asociados al envenenamiento por monóxido de carbono no suelen ser claros. Pueden dividirse en síntomas agudos y crónicos.

Síntomas agudos (inmediatos)

  • Falta de aire
  • Sibilancia
  • Tos
  • Voz ronca

Síntomas crónicos

  • Latido acelerado
  • Dolor en el pecho
  • Náuseas o vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Adormecimiento y hormigueo
  • Alteraciones de la visión
  • Pérdida de apetito
  • Perturbación del sueño
  • Mareos
  • Cansancio
  • Pérdida de la memoria
  • Disminución del deseo sexual

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Usted puede ser cuestionado respecto a:

  • Si sus síntomas vienen y van
  • Si alguien más en su casa se siente enfermo
  • Si usted utiliza algún aparato de combustión

Las pruebas pueden incluir:

  • exámenes sanguíneos para medir:
    • Nivel de carbohemoglobina: para ayudar a determinar la gravedad de la exposición y controlar el tratamiento
    • Nivel de oxígeno
    • Electrolitos
  • Radiografía de tórax: para ayudar a determinar la presencia de neumonía
  • Electrocardiograma: un estudio que registra la actividad del corazón al medir las corrientes eléctricas que pasan a través del músculo cardiaco

Tratamiento

Alejarse de las fuentes de monóxido de carbono. Respirar aire fresco en el exterior. Los síntomas leves suelen comenzar a desaparecer una vez que la persona se aleja del gas.

Busque ayuda médica en el área de emergencias más cercana. Explíqueles que usted cree que puede haber estado expuesto al monóxido de carbono. Es posible que el médico le administre oxígeno hasta que desaparezcan los síntomas y disminuyan los niveles de CO en la sangre.

Otras terapias pueden incluir:

  • Ventilación: los pacientes en coma o que padecen complicaciones nerviosas o cardiacas graves pueden necesitar un ventilador para poder respirar
  • Terapia de oxigenación hiperbárica: se coloca al paciente en una cámara especial donde el oxígeno está a una presión mayor que la normal

Prevención

La clave para prevenir el envenenamiento por monóxido de carbono es evitar la exposición a dicho gas. Debido a que el gas no tiene color ni olor, no podrá detectar su presencia. Las siguientes sugerencias pueden reducir su riesgo de exposición:

  • Contacte a un experto para que revise la chimenea cada año. Los escombros pueden obstruir la ventilación y provocar una acumulación de monóxido de carbono.
  • Antes de que comience la temporada fría, contrate a un profesional para que revise que sus aparatos de gas y queroseno funcionen de manera adecuada.
  • Asegúrese de que todos los artefactos de combustión a gas tengan ventilación hacia el exterior a través de tuberías que no tengan orificios.
  • No utilice la estufa de gas o el horno para calentar su casa.
  • No utilice un asador, estufa para acampar u otro calentador de queroseno dentro de su casa o tienda de campaña.
  • No use generadores u otros aparatos que utilicen gasolina en espacios cerrados.
  • Sólo compre y utilice el equipo que muestre el sello de la Asociación Americana de Gas (AGA, por sus siglas en inglés) o de los Laboratorios Autorizados.
  • No le deje todo el trabajo al detector de monóxido de carbono. Uselo sólo como un respaldo, además de otras medidas preventivas. Siga las instrucciones del fabricante para su instalación y mantenimiento.
  • Pida a su mecánico que revise el sistema de ventilación de su auto anualmente.
  • No encienda el carro dentro de la cochera, especialmente si ésta es un espacio cerrado. Caliente el auto y sáquelo.
  • No deje abiertas las puertas que conectan su casa con la cochera cuando el auto esté encendido.