Definición

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno que afecta el comportamiento. Se caracteriza por causar hiperactividad y comportamiento impulsivo o dificultades para prestar atención. Estos problemas de comportamiento duran mucho tiempo. El TDAH afecta a niños, adolescentes y adultos.

Existen tres tipos de TDAH:

  • Distraído (Déficit de atención [ADD] clásico)
  • Hiperactivo-impulsivo
  • Combinado: es el tipo más común.

Causas

Se desconoce la causa del TDAH. Lo más probable es que sea ocasionado por un desequilibrio químico en el cerebro. También parece ser un factor genético ya que otros miembros de la familia pueden padecer el TDAH.

Cerebro de un niño

Cerebro de un niño
Un desequilibrio químico en el cerebro puede ser el responsable del TDAH.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

Esta condición es más común en los varones primogénitos.

Los factores que aumentan la probabilidad de padecer TDAH incluyen:

  • Parto prematuro
  • Tener un progenitor o hermano (en especial, un gemelo idéntico) con TDAH
  • Tener una madre que durante el embarazo fumó, bebió alcohol o tuvo una infección urinaria o trabajo de parto prematuro
  • Tener un progenitor con ciertas condiciones como alcoholismo y trastorno de conversión
  • Otros posibles factores de riesgo incluyen:
    • Lesión en la cabeza a una edad temprana (menos de dos años de edad)
    • Haber nacido con una condición cardíaca grave
    • Epilepsia (en especial cuando se la diagnostica antes de los 2 años)
    • Padecer el síndrome de Turner
    • Exposición a ciertos pesticidas
    • Pasar más de dos horas al día mirando televisión o jugando con videojuegos durante la niñez

Síntomas

Todos los niños muestran algunos de los síntomas del TDAH. Los niños con TDAH presentan síntomas que son más graves y constantes. Por lo general, tienen problemas en la escuela y con sus familiares y pares.

El TDAH puede persistir hasta la edad adulta. Puede acarrear problemas para relacionarse, para conservar empleos y en el desempeño laboral. Los síntomas pueden variar según el tipo de TDAH.

  • Distraído (ADD clásico)
    • Se distraen fácilmente con imágenes y sonidos.
    • No ponen atención en los detalles.
    • Parece que no están escuchando cuando se les habla.
    • Cometen errores por descuido.
    • No respetan instrucciones o tareas.
    • Evitan o no les gustan las actividades que requieren períodos prolongados de esfuerzo mental.
    • Pierden u olvidan elementos necesarios para algunas tareas.
    • Son olvidadizos en las tareas cotidianas.
  • Hiperactivo-impulsivo
    • Son inquietos, impacientes e intranquilos.
    • Corren y trepan, no pueden quedarse sentados.
    • Responden antes de escuchar la pregunta completa.
    • Tienen dificultad para jugar en calma.
    • Hablan en exceso.
    • Interrumpen a los demás.
    • Tienen dificultad para esperar en fila o por su turno.
  • Combinado TDAH: combinación de los síntomas antes mencionados.

Las personas con TDAH también pueden presentar:

Diagnóstico

No hay una prueba estandarizada para diagnosticar el TDAH. El diagnóstico es realizado por un profesional especializado en salud mental. El diagnóstico también se basará en los comentarios de la familia y los maestros.

Durante el diagnóstico, debe recopilarse la siguiente información directamente de padres, cuidadores, maestros u otros profesionales de la escuela:

  • Evaluación de los síntomas del TDAH en diferentes entornos (hogar y escuela)
  • Edad en la que comenzaron los síntomas
  • Grado de afectación del comportamiento del niño en su habilidad para desempeñarse

Tratamiento

El objetivo es mejorar la habilidad del niño en su desempeño. Los médicos deben trabajar en conjunto con los padres y el personal de la escuela. Juntos pueden establecer objetivos y evaluar la respuesta del niño.

Los tratamientos incluyen:

Sueño

Los niños que no duermen lo suficiente pueden sufrir problemas de comportamiento más serios. Una parte fundamental del tratamiento es garantizar que los niños con TDAH duerman mucho.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a controlar el comportamiento e incrementar el rango de atención. Los estimulantes son la opción más común para tratar el TDAH. Aumentan la actividad de partes del cerebro que parecen estar menos activas en los niños con TDAH.

Hable con el médico si tiene preguntas sobre los medicamentos para el TDAH. Estos medicamentos implican posibles riesgos, incluso problemas psiquiátricos y del corazón.

Otros medicamentos incluyen:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina para promover la atención y disminuir la impulsividad y la hiperactividad
  • Antidepresivos
  • Antisicóticos para tratar el comportamiento agresivo
  • Agentes hipotensivos alfa-agonistas para tratar la impulsividad

Terapia del comportamiento

Los niños que toman medicamentos y asisten a terapia alcanzan mejores resultados que aquéllos que sólo toman medicamentos. Las sesiones de terapia se centran en practicar habilidades sociales y de resolución de problemas. Los asesores también enseñarán a los padres y maestros a ayudar al niño a motivarlo. Esto podría incluir cambios en el salón de clase y en el estilo de crianza. Con frecuencia, los padres y los maestros deben intercambiar las libretas de calificaciones diarias.

Otras herramientas, como el almohadón Disc'O'Sit, también pueden ser útiles para mejorar la atención del niño durante la clase. El Disc'O'Sit es un almohadón abovedado lleno de aire sobre el cual el niño se puede balancear.

También puede ser útil contar con asesores en TDAH. Estos asesores trabajan con las personas para ayudarlas a organizar y crear estrategias que les permitan ser más eficientes y obtener mejores resultados.

Prevención

No hay pautas generales para prevenir el TDAH puesto que se desconoce la causa. El tratamiento oportuno puede prevenir problemas futuros en la vida.