Tres años atrás a la edad de 39 años, Rob* fue diagnosticado con la enfermedad de Hodgkin. Afortunadamente, esta fue detectada en sus etapas iniciales y tratada de forma agresiva con quimioterapia y radiación. El continúa recibiendo buenas noticias en sus visitas de seguimiento y ha retornado a su activo estilo de vida con su esposa y sus cuatro hijos. Rob se dedica a las ventas y le gusta andar en bicicleta, dar caminatas y estar al aire libre.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles fueron los síntomas que experimentó?

Estaba manejando mi automóvil cuando un insecto se metió por la ventana y me picó en el cuello. Cuando me rasque, sentí una protuberancia. Hubo otra cosa, que siempre estaba agotado. Sin embargo, el cansancio era una cosa gradual: Yo nunca lo asocié en realidad con que algo estuviera mal. Durante dos años tuve comezón en la parte media de mi pecho que pensé que sólo era piel reseca. No me di cuenta de que estas eran señales de alerta de lo que resulto ser la enfermedad de Hodgkin.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

Fui primero con mi médico familiar para tratar la protuberancia del cuello. Él la observó y dijo que era inusual, pero que quería darle una o dos semanas. Pero la protuberancia no desapareció, así que me canalizó con un cirujano general para hacerme una biopsia. Los resultados de la biopsia indicaron que se trataba de la enfermedad de Hodgkin. La protuberancia era un nódulo linfático que estaba muy cercano a la superficie. El cáncer fue clasificado como del tipo 2A (el 1A siendo el menor y el 4D el peor).

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?

Al principio, uno piensa que el mundo se termina. Supongo que estaba nervioso y existía un poco de miedo en esos nervios. Era difícil creer que me estuviera pasando a mi. Pero una vez que nos adentramos, aprendí que el tipo de cáncer que yo tenía era considerado de hecho como curable. Así que me di cuenta de que no estaba tan mal, de haber dejado avanzar la enfermedad, me pudo haber matado.

¿Cómo se trata la enfermedad de Hodgkin?

Primero estuve bajo tratamiento de quimioterapia durante cuatro meses - ocho ciclos cada semana. La quimio que yo estaba recibiendo era bastante fuerte, así que tomé medicamentos para levantar mi sistema inmunológico. También tomé medicamento para el ardor estomacal que era un efecto secundario de la quimioterapia. Estos efectos secundarios parecían estar empeorando progresivamente. Yo me sentiría peor por un largo período de tiempo. Para el momento en que recibí mi último tratamiento de quimioterapia, este realmente me quitó la energía y estuve en cama por 2-3 días después del tratamiento.

Uno de los medicamentos que estuve tomando afectó mis pulmones, hubo periodos en los que no podía contener mi aliento. Me retiraron el medicamento en los dos últimos tratamientos, entonces después de eso, recibí seis semanas de radiación - yendo cinco días a la semana. He estado haciendo visitas de seguimiento, durante los primeros dos años fueron cada tres meses y después cada seis meses el último año. Ellos realizan una tomografía computarizada (CT por sus siglas en inglés) y un examen completo. Después de este año, ellos sólo realizarán una revisión anual para cerciorarse de que todo está bien. A parte de eso, realmente no tengo que hacer nada para el tratamiento.

¿Tuvo que hacer algún cambio en su estilo de vida o en su alimentación a raíz de la enfermedad de Hodgkin?

Respecto a los cambios en la alimentación, estamos ahora más conscientes por limpiar los vegetales frescos y las frutas antes de comerlos. Sumergimos todos nuestros vegetales en una solución para ayudar a quitar los pesticidas, uno puede ver las cosas desprendiéndose de los vegetales cuando lo hacemos y queda por lo general una capa en la superficie del agua. Como más alimentos orgánicos y saludables de lo que lo hacía con anterioridad. Yo creo que el cambio más grande es que ahora tomo más agua. Solo trato de comer una dieta balanceada, no quiero ser una persona obsesionada. Siempre nos hemos ejercitado, así que eso no cuenta como un cambio.

Yo no se si ese sea un cambio en su estilo de vida, pero creo que ahora estoy más consciente de la gente que tiene que pasar por algo así. Siento más empatía por ellos de lo que sentí antes de mi diagnóstico. Esto también ha provocado que haga más evaluaciones de mi vida y de mi futuro.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

Mi familia fue realmente de apoyo. Siempre estuvieron ahí para mi. He sido bendecido con una familia que realmente me ama. También, mi fé en Dios creció poco a poco. Es una experiencia de humildad, debido a que no estás al mando y no sabes que es lo que va a pasar contigo. Era de gran paz saber que estaba en las manos de Dios. No me puedo imaginar pasar por algo así sin mi familia y mi fe.

Había también un grupo en mi ciudad llamado, "Ribbon of Hope". Ellos son un grupo de apoyo para gente diagnosticada con cáncer. Ellos me llamaron un día y querían saber si estaba bien que ellos vinieran a mi casa a visitarme. Ellos vinieron y me hablaron acerca de cómo estaba manejando el diagnóstico, el tratamiento y enfrentando al cáncer. Me invitaron a las juntas, pero nunca fui. Supongo que sentí que tenía el apoyo que necesitaba, pero si no lo hubiera tenido, estoy seguro que hubiera asistido. Parece realmente una gran organización. Le he dicho a muchas personas al respecto.

¿Tener la enfermedad de Hodgkin tuvo algún impacto en su familia?

Yo pienso que mi esposa y mis hijos estaban muy temerosos de poder llegar a perderme, Pasamos más tiempo juntos de lo que lo hacíamos anteriormente. Mi esposa dice que los tratamiento tuvieron un impacto en mis emociones, pero yo no me di cuenta de eso. Mi esposa ha sido un verdadero soldado.

¿Qué le aconsejaría a cualquier persona que esté viviendo con la enfermedad de Hodgkin?

Yo le sugeriría que hicieran de Dios una prioridad en sus vidas. En segundo lugar, les sugeriría que consiguieran un grupo de apoyo para ayudarles a pasar por esto. Ayuda solo el hecho de platicar con otras personas que entienden.

*No es su nombre real

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.