Definición

Un tumor es un crecimiento anormal de células. Normalmente, las células se dividen en una manera regulada. Si las células se siguen dividiendo cuando no se necesitan células nuevas, se forma una masa de tejido; a esto se le llama tumor. Existen dos tipos de tumores: benignos y malignos. Los tumores benignos permanecen en un lugar, crecen hasta cierto tamaño, y después generalmente se detienen. Los tumores malignos no dejan de crecer, y porciones de ellos viajan a otras partes del cuerpo, donde ellos también siguen creciendo.

Los tumores malignos, llamados cánceres, son casi todos mortales si no se tratan. La capacidad para curar un cáncer depende de características relacionadas con el paciente y de características relacionadas con el tumor. Las características relacionadas con el paciente incluyen edad, estatus de rendimiento, salud en general, y voluntad para someterse a tratamiento. Características relacionadas con el tumor incluyen tipo de cáncer, sitio de origen del cáncer, qué tan avanzada estaba la enfermedad cuando fue detectada, y la respuesta del tumor a la terapia.

Tumor Cerebral

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Tipos de tumores cerebrales incluyen:

Primarios

Tumores benignos: Estos comienzan en las células cerebrales y permanecen dentro del cráneo. Un hamartoma es un tumor cerebral benigno.

Tumores malignos: Estos comienzan en células cerebrales y después viajan a otras partes del cuerpo. Un astrocitoma es un tumor cerebral maligno.

Secundarios

Tumores malignos: Estos comienzan en un órgano aparte del cerebro, y viajan al cerebro por lo general a través de la sangre. Éstos son cánceres metastásicos. La palabra "metastásico" se refiere a colonias del tumor primario que se han alojado fuera de su origen.

Otros

En este reporte no se cubre a tumores especiales, como adenomas pituitarios, neuromas, tumores en columna vertebral, y quistes hidatídicos.

Los meningiomas por lo general son benignos, pero debido a que éstos crecen dentro del espacio confinado de las meninges (la piel que cubre el tejido cerebral mismo), pueden causar síntomas. En este sentido, no son "benignos" en absoluto. Los meningiomas benignos o típicos no se extienden más allá del cerebro, y si se encuentran a propósito, por lo general se dejan solos. Si los meningiomas se ubican en un área donde se desarrollan síntomas, éstos requieren tratamiento. Menos comúnmente, esta forma puede ser maligna, o anaplástica. Estos tumores en realidad pueden propagarse fuera del cerebro o podrían crecer muy rápido dentro del cerebro. Los meningiomas malignos casi siempre causan síntomas y necesitan ser tratados con terapias.

El astrocitoma es un tipo maligno, o canceroso, de tumor cerebral. Este tipo de tumor surge a partir de células pequeñas, en forma de estrella, en el cerebro llamadas astrocitos. Los astrocitos son uno de varios tipos de células de apoyo en el cerebro llamadas células gliales. Por lo tanto, un astrocitoma es un tipo de glioma.

El astrocitoma es la forma más común de glioma y podría ocurrir en cualquier parte en el cerebro. Sin embargo, se encuentra más comúnmente en el cerebro en adultos y en el cerebelo en niños.

Los oligodendrogliomas son raros tumores cerebrales que crecen lentamente y no tienden a invadir tejido circundante en el grado en el que lo hacen los astrocitomas. Éstos son más comunes en adultos jóvenes, quienes frecuentemente son diagnosticados debido a que tienen un ataque que los lleva a buscar atención por parte de un médico. Estos tumores son poco comunes, conformando sólo aproximadamente el 5% de todos los tumores cerebrales.

Frecuencia

Los tumores cerebrales primarios son el segundo cáncer más común en niños y adultos jóvenes, el primero es la leucemia. Éstos son el tercer cáncer más común en personas entre 15 y 34 años de edad, el cuarto entre los 35 a 54 años, y mucho menos común en adultos mayores, donde predominan los tumores metastásicos. De estos tumores, aproximadamente un cuarto son meningiomas, y la mayor parte del resto son astrocitomas.

Causas

La radiación ionizante y varias enfermedades hereditarias son los únicos factores de riesgo conocidos para desarrollar tumores cerebrales. Se desconoce la causa de la mayoría de cánceres cerebrales primarios. Los virus y los factores ambientales podrían desempeñar una función. Aunque ha habido una teoría de que la radiación electromagnética proveniente de líneas de energía o de teléfonos celulares incrementa la probabilidad de desarrollo de tumor cerebral, esto no se ha probado en ninguna investigación científica. Las causas de los cánceres cerebrales secundarios son aquellas que provocaron la malignidad en el sitio de origen (p.e., pulmón o seno).