Image for cancer testsLa American Cancer Society (ACS) ofrece estas recomendaciones generales sobre pruebas de detección para mujeres sanas. Si presenta determinados factores de riesgo o síntomas, consulte a su médico para organizar un cronograma de pruebas adecuado para usted. Es importante recordar que las personas de cualquier edad pueden tener cáncer, pero el riesgo para la mayoría de los tipos de cáncer aumenta con la edad.

A continuación se muestran las recomendaciones de la ACS sobre el control de los cánceres más comunes entre mujeres jóvenes y de mediana edad. Como las pruebas y los exámenes de detección son la mejor forma de detectar el cáncer temprano, asegúrese de realizarse todos los que necesite.

Cáncer de mama

En las mujeres, el cáncer de mama es el cáncer más común además del cáncer de piel. También es una de las principales causas de muertes por cáncer en mujeres.

Exámenes de detección

La ACS recomienda las siguientes pruebas de detección para el cáncer de mama:

  • Autoexamen de mamas (AEM): Esta es una opción para las mujeres a partir de los 20 años de edad. Es un examen paso a paso de los senos que se realiza usted misma. Es una herramienta que ayuda a detectar cambios en los senos que pueden ser un signo de cáncer o no. Debe entender que el autoexamen tiene límites, beneficios y posibles daños. Debe analizar estos factores con su médico y decidir si los autoexámenes de mamas habituales son adecuados para usted. Por lo general, debe familiarizarse con el aspecto de sus mamas e informar cualquier cambio o anormalidad al médico.
  • Examen clínico mamario (ECM): Durante este examen, el médico controla si hay bultos sospechosos u otros cambios en las mamas. Si tiene entre 20 y 30 años, debe realizarse un ECM al menos cada tres años. Si tiene 40 años o más, debe realizarse un CBE cada año.
  • Mamograma: este examen utiliza rayos x de dosis baja para registrar una imagen del tejido mamario. La ACS recomienda realizar un mamograma anual a partir de los 40 años. Puede continuar realizándose este examen anualmente si tiene buena salud. Debido a antecedentes familiares, genética u otros factores, es posible que algunas mujeres también deseen realizarse una RM además de las mamografías. Su médico puede ayudarle a decidir si se recomiendan otros exámenes de detección en su caso.

Cáncer de cuello uterino

Gracias a la aplicación difundida de la prueba de Papanicolaou, el cáncer de cuello uterino ha disminuido en los últimos 30 años. Este tipo de cáncer suele detectarse en mujeres de hasta 50 años, pero puede aparecer a cualquier edad.

Exámenes de detección

La ACS y muchas otras organizaciones de la salud recomiendan las siguientes pautas para la prueba de detección de cáncer de cuello uterino:

  • Si tiene entre 21 y 29 años, se recomienda la prueba de Papanicolaou cada tres años.
  • Si tiene entre 30 y 65 años, se recomienda la prueba de Papanicolaou junto con la prueba del virus del papiloma humano (VPH) cada cinco años. (O puede seguir realizándose solo la prueba de Papanicolaou cada tres años).
  • Si tiene 65 años o más, es posible que pueda dejar de realizarse la prueba de Papanicolaou y la de VPH si ha obtenido resultados normales (p. ej., tres resultados normales seguidos y ningún resultado anormal en los últimos 10 años).

Cáncer ovárico

El cáncer ovárico es otro tipo común de cáncer que afecta a los órganos reproductivos femeninos.

Exámenes de detección

Actualmente no existen exámenes eficaces para la detección precoz de cáncer ovárico. Debe informar a su médico si tiene síntomas que pueden ser causados por cáncer ovárico, como hinchazón, dolor de estómago o pélvico, sentirse satisfecha temprano o tener problemas para orinar. Recuerde que estos síntomas pueden tener causas diferentes al cáncer ovárico.

Si tiene un riesgo alto de padecer cáncer de ovario, hay algunas pruebas de detección que pueden utilizarse, como el análisis pélvico, una ecografía transvaginal (un tipo de ultrasonido) y el análisis de sangre CA-125 (una proteína que tiene una mayor concentración en las mujeres con cáncer de ovario).

Cáncer de endometrio (cáncer de útero)

El cáncer de endometrio afecta el recubrimiento interior del útero (llamado endometrio).

Exámenes de detección

La ACS recomienda hablar con el médico acerca de los riesgos y síntomas del cáncer de endometrio, especialmente una vez que llega a la menopausia (por lo general alrededor de los 50 años de edad). Si tiene algún síntoma (p. ej., hemorragia vaginal o pérdida en gotas, dolor en la zona pélvica, dolor al orinar o durante las relaciones sexuales), informe a su médico de inmediato. Si se encuentra en alto riesgo de sufrir cáncer de endometrio, después de los 35 años podría necesitar someterse a una biopsia de endometrio cada año.

Cáncer de piel

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más frecuente en los EE. UU. La vasta mayoría de los cánceres de piel son carcinomas basocelulares o de células escamosas. El melanoma es un tipo menos frecuente que puede ser mucho más mortal.

Exámenes de detección

Durante su examen físico de rutina, el médico controlará su piel. Si tiene alguna inquietud sobre lunares sospechosos, consulte su médico. Algunos síntomas que debe buscar incluyen cambios en la forma (p. ej., forma o bordes irregulares), el color o la textura de un lunar. También puede controlarse la piel una vez al mes. Siga estos consejos para realizarse un autoexamen de piel:

  • Use un espejo de cuerpo entero o de mano para revisar las áreas difíciles de ver, tales como la zona entre los glúteos o el área genital.
  • Haga el examen en una habitación bien iluminada.
  • Cambie de posición, de frente y de espalda y de derecha a izquierda.
  • Observe el tamaño, la forma, el color y la textura de todas las manchas y los lunares de la piel.
  • Revise las uñas de los dedos, las palmas y los antebrazos.
  • Revise los pies, las uñas del pie, las plantas del pie y en medio de los dedos.
  • Examine su cuero cabelludo separando el cabello con un peine o un secador de pelo.

Cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal afecta el colon o el recto, que son partes del sistema digestivo.

Exámenes de detección

Según la ACS, debe comenzar a realizarse pruebas de detección a los 50 años. Si tiene algunos factores de riesgo de cáncer colorrectal, es posible que deba realizarse exámenes de detección cuando es más joven. Las pruebas de detección pueden incluir las siguientes pruebas:

  • Pruebas para detectar pólipos y cáncer:
    • Sigmoidoscopia flexible (cada cinco años): un examen visual del recto y la parte inferior del colon
    • Colonoscopia (cada 10 años): un examen visual del recto y el colon
    • Enema de bario con doble contraste (cada cinco años): una prueba que implica introducir bario (un líquido lechoso) y luego realizar radiografías de los intestinos
    • Colonografía por TC (cada cinco años): una prueba radiológica para analizar el colon
  • Otras pruebas que pueden utilizarse para detectar el cáncer:
    • Prueba de sangre oculta en las heces (cada año): un análisis para detectar la presencia de sangre en las heces
    • Prueba inmunoquímica fecal (cada año): otro análisis para detectar la presencia de sangre en las heces
    • Prueba de ADN en heces (sin cronograma específico): una prueba para identificar marcadores de ADN que pueden revelar la presencia de pólipos o cáncer

Si bien estas son las recomendaciones de la ACS, existen muchas otras organizaciones que proporcionan pautas de detección. Las pruebas de detección que el médico recomienda dependen de varios factores, como la edad, los antecedentes médicos personales y familiares, los factores de riesgo y los síntomas. Puede adoptar una actitud activa en el cuidado de su salud hablando con el médico sobre las pruebas de detección adecuadas para usted.