Radioterapia es el uso de rayos penetrantes u ondas o corrientes de alta energía de partículas de iones para tratar enfermedades. La radioterapia destruye la capacidad de las células para crecer y dividirse. Por lo general se usa después de la resección quirúrgica para deshacerse del tejido de glándula tiroides remanente o tumor propagado a cualquier otra parte.

Están disponibles dos tipos de radioterapia para tratar el cáncer tiroidal. Uno se toma por entrega interna y el otro se entrega externamente.

Terapia de Radioablación y Terapia con Yodo Radioactivo

La terapia de radioablación o la terapia con yodo radioactivo se usa después de la tiroidectomía (extirpación quirúrgica de la tiroides) para destruir cualquier célula tiroidal cancerosa remanente, nódulos linfáticos cancerosos, o propagación del cáncer a otras áreas del cuerpo. La terapia con yodo radioactivo saca ventaja del hecho de que el cáncer papilar o folicular con frecuencia toleran fácilmente el yodo. Se administra una dosis de yodo radioactivo, las células tiroidales toman el yodo, y la radioactividad las mata.

Este tipo de terapia sólo es apropiada para pacientes con cáncer tiroidal folicular o papilar; los tipos de cáncer tiroidal medular y anaplástico no responden bien a la terapia de radioablación.

Efectividad

La radioterapia no es útil en cáncer tiroidal que no concentre normalmente yodo como en los tipos de cáncer anaplástico o medular. Las pacientes embarazadas no deberían recibir tratamiento con radiación.

Esta es una manera muy efectiva para matar cualquier célula cancerosa tiroidal perdida que haya quedado después de la tiroidectomía, nódulos linfáticos, o cáncer tiroidal que se haya propagado a cualquier otra parte del cuerpo. Además, es muy efectiva para tratar el dolor óseo a consecuencia de metástasis ósea.

Efectos Secundarios y Posibles Complicaciones

Con la terapia de radioablación, usted puede experimentar los siguientes efectos desagradables:

  • Si hay células cancerosas en cualquier otra parte del cuerpo, estas áreas se pueden inflamar brevemente y ser dolorosas a medida que el yodo se acumula en ellas.
  • Náusa y vómito durante el primer día aproximadamente
  • Inflamación o dolor en su cuello
  • Boca seca
  • Breve pérdida de su sentido del olfato o gusto

Además, los hombres que reciben grandes dosis de radioactividad se pueden volver infértiles. Por lo general, las mujeres no se vuelven infértiles, pero a menudo se les aconseja evitar quedar embarazadas durante al menos un año después de la terapia con radioablación. Existe un riesgo ligeramente incrementado de desarrollar un segundo cáncer.

Cuidado Post-tratamiento

  • Dependiendo de la dosis de radioactividad que reciba, usted puede tener que ser aislado en el hospital durante varios días para evitar exponer a otras personas a la radiación.
  • Chupe caramelo macizo o mastique chicle sin azúcar para aliviar la boca seca.
  • Beba mucha agua en los días y semanas después de la terapia de radioablación para enjuagar más rápido la radioactividad de su vejiga.

Terapia de Radiación Externa

La radioterapia de radiación se administra a pacientes que tienen cáncer tiroidal ya sea inoperable o recurrente que no tome fácilmente el yodo, o metástasis en cualquier otra parte del cuerpo que no sea apropiada para el tratamiento con yodo radioactivo. También se puede administrar para paliación; para aliviar síntomas molestos, como dificultad para deglutir, vías respiratorias obstruidas, dolor óseo metastásico, y otros síntomas.

En la terapia de radiación externa, se dirigen rayos al tumor desde el exterior del cuerpo. La radiación con rayo externo puede ayudar a aliviar síntomas difíciles.

Efectividad

La terapia de radiación externa puede proporcionar alivio a los síntomas y puede ser la única manera para desacelerar el avance de tumores inoperables, como cánceres tiroidales anaplásticos.

Efectos Secundarios y Posibles Complicaciones

Con la terapia de radiación externa, usted puede experimentar los siguientes efectos desagradables:

  • Piel seca, enrojecida e irritada
  • Fatiga
  • Dificultad para deglutir
  • Voz ronca