Definición

El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo. Los factores se relacionan con la descomposición y el uso de los alimentos. Estas afecciones son factores de riesgo para problemas de salud como:

En general se caracteriza por:
  • Obesidad abdominal: gran cantidad de grasa en la zona del tronco
  • Dislipidemia: nivel alto de triglicéridos y nivel bajo de colesterol de las HDL ("bueno")
  • Hipertensión
  • Resistencia a la insulina (intolerancia a la glucosa o prediabetes): la insulina ayuda a que la glucosa se desplace de la sangre a las células; si se desarrolla resistencia, aumentará la cantidad de glucosa en la sangre

Enfermedad cardiaca coronaria

Biopsia esterotáctica
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Se desconoce la causa exacta del síndrome metabólico. Se cree que se debe a una combinación de factores, como:

  • Factores genéticos
  • Resistencia a la insulina
  • Obesidad: especialmente obesidad central, en la parte central del cuerpo
  • Ausencia de actividad física
  • Dieta deficiente
  • Anomalías del tejido graso asociadas con la resistencia a la insulina y la obesidad
  • Estrés psicológico
  • Inflamación crónica de bajo grado
  • Envejecimiento

Factores de riesgo

Los factores de riesgo del síndrome metabólico incluyen los siguientes:

  • Sobrepeso (Especialmente sí hay grasa excesiva en la región abdominal)
  • Dieta deficiente
    • Mantener una dieta alta en calorías, azúcares, grasas saturadas y alimentos con almidón (p. ej., pan, cereales, arroz, pastas, papas) y baja en fibras
    • Tomar abundantes refrescos, aunque sean dietéticos, se ha asociado con el síndrome metabólico
  • Estilo de vida sedentario
  • Género
    • No hay diferencia en las personas de origen caucásico
    • Afroamericanos: las mujeres superan a los hombres en un 57%
    • Mexicoamericanos: las mujeres superan a los hombres en un 26%
  • Genética: antecedentes familiares de diabetes, trastornos lipídicos, hipertensión arterial o enfermedad cardíaca
  • Factor socioeconómico con alta incidencia en familias con ingresos familiares bajos
  • Edad: de 60 años en adelante
  • Origen étnico: latinos/hispanoamericanos, afroamericanos, indígenas norteamericanos, asiaticoamericanos, nativos de las islas del Pacífico
  • Antecedentes de intolerancia a la glucosa o diabetes gestacional
  • El diagnóstico de cualquiera de las condiciones siguientes:

Síntomas

Excepto la obesidad, no hay síntomas evidentes. Las personas obesas pueden presentar los siguientes síntomas y signos:

  • Apnea del sueño
  • Dolor de espalda o de rodilla
  • Falta de aire
  • Tolerancia reducida al ejercicio
  • Fatiga
  • Obesidad central
  • Presión arterial alta

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de los antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

El médico puede indicar un análisis de laboratorio, por ejemplo:

  • Análisis de sangre para medir:
    • Prueba de los niveles de azúcar en ayuno en la sangre (glucosa) o una prueba de las dos horas después de niveles de azúcar en la sangre de glucosa
    • Insulina en ayunas
    • Nivel de triglicéridos
    • HDL, nivel de colesterol bueno
  • Proteína C reactiva, especialmente PCR altamente sensible
  • Presión sanguínea
  • Cálculo del índice de la masa corporal (BMI por sus siglas en inglés) en base al peso y la altura
  • Cálculo del riesgo de enfermedad cardiovascular en 10 años

Usted puede ser diagnosticado con el mismo si tiene por lo menos tres de las siguientes medidas:

  • Medida de cintura: más de 40 pulgadas en hombres caucásicos (35 pulgadas en hombres asiáticos) ó 35 pulgadas en mujeres caucásicas (30 pulgadas en mujeres asiáticas)
  • Azúcar en la sangre (glucosa) en ayunas: superior o igual a 100 mg/dl* (5,55 mmol/l)
  • Triglicéridos en el suero: superior o igual a 150 mg/dl (1,7 mmol/l)
  • Colesterol HDL (“bueno”) en el suero: menos de 40 mg/dl (1,0 mmol/l) en los hombres y menos de 50 mg/dl (1,3 mmol/l) en las mujeres
  • Presión arterial: mayor o igual a 130/85 milímetros de mercurio (mm Hg) o mayor
*mg/dl = miligramos por decilitro de sangre, mmol/l = milimoles por litro de sangre

Tratamiento

El tratamiento del síndrome metabólico comprende dos partes:

  • Tratamiento de las causas subyacentes
  • Tratamiento de anomalías metabólicas específicas

Tratamiento de las causas subyacentes

  • Reducción de al menos un 10% del exceso de peso en los siguientes 6 a 12 meses
  • Aumento de la actividad física entre 30 y 60 minutos de ejercicio aeróbico moderado cuatro o más días a la semana
  • Reducción de la presión arterial a menos de 130/85 mmHg con dieta, ejercicio y posiblemente medicamentos
  • Mejorar los niveles de triglicéridos y de HDL (colesterol bueno) a través de la dieta, el ejercicio y quizá con medicamentos

Tratamiento de anomalías metabólicas específicas

  • Presión arterial alta: se trata con medicamentos (p. ej., inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, antagonistas de receptores de la angiotensina II)
  • Resistencia a la insulina: se trata con medicamentos (p. ej., metformina , tiazolidinedionas)
    • El ejercicio también puede contribuir a reducir la resistencia a la insulina.
  • Nivel alto de lípidos en la sangre: se trata con medicamentos (p. ej., estatinas, ezetimiba , fibratos, ácido nicotínico)
  • Tendencia a la formación de coágulos: se trata con dosis bajas de aspirina , especialmente en las personas con riesgo cardiovascular de moderado a alto

Prevención

Para ayudar a prevenir el síndrome metabólico:

  • Logre y mantenga un peso saludable.
  • Haga 30 minutos de un ejercicio aeróbico moderado por lo menos cuatro días a la semana.
  • Consulte regularmente a su médico.

Además, otros factores como los malos hábitos de salud contribuyen a generar enfermedades cardíacas, apoplejía y enfermedad vascular periferal. Para reducir el riesgo de estas enfermedades:

  • Lleve una dieta saludable. Incluya alimentos de bajo contenido de grasas saturadas e hidrogenadas. También con bajo contenido de colesterol. Siga una dieta rica en granos enteros, frutas y verduras. Evite los refrescos. Pregúntele al médico si la dieta mediterránea es apta para usted.
  • Si usted fuma, deje de hacerlo.
  • Tome alcohol con moderación.