El tratamiento y control de un ataque cardiaco involucra atención médica de emergencia antes y después de llegar al hospital, medicamentos, cambios en el estilo de vida y, posiblemente, un procedimiento u operación cardiacos.

Los objetivos del tratamiento son restaurar el flujo sanguíneo al músculo cardiaco y prevenir otro ataque cardiaco.

El tratamiento involucra lo siguiente: