El pescado es una excelente fuente de proteínas, minerales, y ácidos grasos saludables, que lo hacen un importante componente de la dieta en el embarazo. Sin embargo, algunos pescados contienen altos niveles de una forma de mercurio conocida como metilmercurio. Si una mujer embarazada consume demasiado metil mercurio regularmente, podría dañar al sistema nervioso en desarrollo de su hijo nonato. Por lo tanto, existen ciertos tipos de pescado que las mujeres embarazadas, además de las mujeres que podrían quedar embarazadas o están el lactancia, deberían evitar o limitar.

¿Por Qué la Preocupación?

El mercurio es un elemento que existe de manera natural en el entorno y también puede ser liberado en el aire mediante la contaminación industrial. El mercurio entonces cae del aire y es absorbido dentro del agua en la superficie, eventualmente terminando en arroyos y mares. Las bacterias que viven en el agua causan que el mercurio cambie en la forma tóxica, metil mercurio, la cual es una forma tóxica. Como los peces se alimentan de plantas y organismos en el agua, éstos absorben metil mercurio. Este metil mercurio puede dañar el sistema nervioso de un bebé en desarrollo.

La mayoría de los peces contienen metil mercurio, pero los peces grandes que se alimentan de otros peces y viven vidas prolongadas acumulan los niveles más altos de metil mercurio en sus cuerpos. Éstos son los peces más propensos a causar efectos adversos debido a su alta concentración de metil mercurio. The U.S. Food and Drug Administration (FDA) recomienda que las mujeres embarazadas, mujeres que podrían quedar embarazadas, madres en lactancia, y niños pequeños eviten el pescado con altos niveles de mercurio y limiten otros.

Pescado que Hay que Evitar

  • Tiburón
  • Pez espada
  • Pez caballa gigante
  • Pez azulejo

Pescado para Limitar a 6 Onzas a la Semana

  • Atún (excepto el atún ligero enlatado, el cual puede consumirse con seguridad en cantidades de hasta 12 onzas a la semana)

¿Qué Hay Acerca de Otros Tipos de Pescado?

El salmón, bacalao, camarón... todos los otros tipos de pescados y mariscos son seguros para su consumo por mujeres embarazadas siempre y cuando ellas consuman una variedad de todo tipo de pescado, y lo coman con moderación. Un nivel seguro es de 12 onzas de pescado cocido a la semana. Una porción de pescado por lo general es de 3 a 6 onzas, pero tome en cuenta que los tamaños de porciones en restaurantes tienden a ser más grandes.

También existen ciertos tipos de pescado que tienen niveles más bajos de lo normal de mercurio. Algunos pescados y mariscos consumidos comúnmente que son bajos en mercurio incluyen el salmón, camarón, atún ligero enlatado, abadejo, y bagre. Los niveles de mercurio podrían variar dependiendo del lugar en el que se capturó el pescado; revise con su departamento de salud local con respecto a los nieles de mercurio del pescado capturado en su localidad.