La fertilización in vitro (IVF) generalmente involucra tres pasos:

En la etapa de inducción a ovulación, la mujer recibe medicamentos hormonales para estimular a sus ovarios a producir múltiples óvulos maduros. Entonces, los óvulos se recolectan en la etapa de recuperación de óvulos, que es un procedimiento quirúrgico. Los óvulos resultantes se combinan con el esperma del hombre para que se fertilicen y crezcan en un laboratorio. Finalmente, los óvulos fertilizados (embriones) se transfieren dentro del útero de la mujer, donde se espera que se implanten, dando como resultado un embarazo.

Inducción a Ovulación

En un ciclo menstrual normal, los ovarios producen un óvulo maduro por mes. En la etapa de inducción a ovulación de un ciclo de IVF, se usan medicamentos estimulantes ováricos para inducir a los ovarios a producir múltiples óvulos maduros. Se necesitan múltiples óvulos para incrementar las probabilidades de fertilización y desarrollo embrionario normal. Además, con frecuencia se transfiere más de un embrión dentro del útero para incrementar las probabilidades de embarazo.

Los medicamentos usados para la estimulación ovárica incluyen:

  • Gonadotropinas humanas menopáusicas, o hMG (Pergonal, Humegone, Repronex)
  • Hormona estimulante folicular, o FSH (Follistim, Gonal-F, Bravelle)
  • Gonadotropina humana coriónica, o hCG (Profasi, APL, Pregnyl, Novarel, Ovidrel)
  • Citrato de clomifeno (Clomid, Serofeno)

El citrato de clomifeno se administra oralmente, mientras que otros se administran mediante inyección. Debido a que el citrato de clomifeno es menos potente que los otros medicamentos, no se usa frecuentemente en ciclos de IVF.

Generalmente, los medicamentos de estimulación ovárica se administran durante 8-14 días. Estos medicamentos se usan con más frecuencia junto con uno de los siguientes medicamentos para prevenir la ovulación prematura:

  • Agonistas de hormona liberadora gonadotrópica (GnRH) (Lupron y Synarel)
  • Agonistas de GnRH (Antagon y Cetrotide)

Durante la inducción a ovulación, los ovarios son monitoreados usando ultrasonido vaginal. Usando el ultrasonido, su médico puede rastrear el desarrollo de folículos ováricos. Además, se pueden usar muestras de sangre para monitorear su respuesta hormonal a los medicamentos de ovulación. El estrógeno hormonal tiende a incrementar a medida que se desarrollan folículos, y los niveles de progesterona incrementan después de la ovulación.

Cuando se ha desarrollado un número apropiado de folículos, usted recibirá una inyección de hCG u otro medicamento para "desencadenar" la maduración de los óvulos. Aproximadamente 34-36 horas después de la inyección de hCG, se recuperarán sus óvulos.

Es importante considerar que del 10% al 20% de los ciclos de IVF se cancelan antes de la inyección de hCG. Esto podría ocurrir por numerosas razones, pero por lo general es a causa de un número inadecuado de folículos en desarrollo.

Los riesgos asociados con la inducción a ovulación incluyen síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS), el cual ocurre cuando los ovarios se estimulan en exceso. El OHSS podría requerir tratamientos adicionales y/o una estancia en el hospital. Además, hay un riesgo de eventos adversos a corto y a largo plazo asociados con los medicamentos para la fertilidad.

Recuperación de Óvulos y Fertilización

La recuperación de óvulos es un procedimiento quirúrgico menor que se puede llevar a cabo en un consultorio médico o en una clínica de paciente externo. Antes del procedimiento, por lo general se administran medicamentos analgésicos intravenosos.

La aspiración guiada por ultrasonido vaginal se usa para recuperar los óvulos. Para comenzar, su médico insertará un ultrasonido dentro de su vagina para localizar los folículos maduros. Después, él guiará una aguja a través de su vagina y dentro de los folículos, donde se aspiran, o retiran, los óvulos. Desafortunadamente, es posible que no se recupere ningún óvulo.

Este procedimiento por lo general tarda menos de 30 minutos y podría estar acompañado por calambres, los cuales se resuelven en el lapso de un día. Debido a que los ovarios están agrandados, es normal una sensación de llenado y/o presión abdominal que dura varias semanas.

Los óvulos recuperados son examinados en el laboratorio, y aquellos que están maduros y tienen buena calidad se colocarán en un plato que esperará la fertilización por los espermatozoides en una incubadora.

A su pareja se le pedirá que proporcione un espécimen de semen fresco después de 2-3 días de abstenerse de la eyaculación, el cual se coloca en el plato con los óvulos. Por lo general, las células del esperma penetran al óvulo en un lapso de horas, y aproximadamente del 40% al 70% de los óvulos maduros fertilizarán. Uno a seis días después de la fertilización, se transfiere uno o más embriones dentro de su útero, un proceso llamado transferencia de embriones.

En algunos casos, los espermatozoides y óvulos no se dejan fertilizar por sí solos. En lugar de eso, se usa una técnica llamada inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI). En la ICSI, se inyecta un solo espermatozoide directamente dentro del óvulo en un intento por alcanzar la fertilización. La ICSI se usa aproximadamente en el 40% de todos los ciclos de IVF en los Estados Unidos y puede ser benéfica cuando los espermatozoides y óvulos son menos propensos a fertilizar por sí solos.

Algunas veces se usa otra técnica, llamada incubación asistida (AH). La AH involucra hacer un orificio en la zona pelúcida del embrión, o "caparazón", justo antes de la transferencia para facilitar la incubación del embrión. En mujeres mayores o parejas que previamente hayan fallado intentos de IVF, la AH podría incrementar los índices de embarazo.

Por lo general, la recuperación de óvulos es un procedimiento seguro, pero tal vez puedan ocurrir problemas relacionados con la anestesia. Además, tal vez podría ocurrir sangrado excesivo, infección, o rara vez, ruptura de un ovario.

Transferencia de Embriones

Después que los embriones se han desarrollado normalmente, por lo general durante 3-5 días, usted regresará a la clínica para la transferencia de embriones, en la cual los embriones son insertados dentro de su útero. Es importante considerar que no todos los ciclos de IVF dan como resultado factibles embriones, y algunos ciclos se cancelarán antes de la transferencia. No se necesita anestesia durante la transferencia de embriones, aunque algunas mujeres toman un sedante ligero para ayudarlas a relajarse.

Dependiendo de numerosos factores, incluyendo la edad, resultados de previos intentos de IVF, calidad del embrión, y preferencia personal, usted y su médico decidirán cuántos embriones transferir. El día de la transferencia, un embriólogo (científico que se especializa en el desarrollo embrionario) determinará los embriones de más alta calidad, los cuales se usarán para la transferencia.

Para comenzar el procedimiento, un embriólogo retirará uno o más embriones y una pequeña cantidad del líquido dentro de un catéter, el cual es un tubo largo y delgado con una jeringa en un extremo. Su médico guiará el catéter a través de su vagina y cérvix, dentro de su útero. En una transferencia guiada por ultrasonido, se usa un ultrasonido abdominal para ayudar a su médico a colocar los embriones en su útero.

Por lo general, la transferencia de embriones es indolora, pero podría provocar calambres ligeros. No hay riesgos importantes de salud asociados con la transferencia de embriones, pero las siguientes son posibles complicaciones asociadas con la IVF:

Después del procedimiento, se le puede indicar que permanezca en cama durante 15 minutos a seis horas; después se le permitirá ir a casa. Después de la transferencia de embriones, generalmente se les aconseja a las mujeres a permanecer en descanso en cama o limitar las actividades durante 1-2 días. En los días previos y siguientes a la transferencia de embriones, es muy probable que tome complementación de progesterona mediante inyección o supositorio para maximizar sus probabilidades de embarazo.

Si algunos embriones permanecen después de la transferencia, se pueden congelar; un proceso llamado crioconservación embrionaria. Los embriones congelados se pueden almacenar durante varios años y descongelarse para usarlos en transferencias futuras. No todos los embriones sobrevivirán al proceso de congelación, y el índice de nacimientos vivos en transferencias de embriones congelados es más bajo que en el de los frescos.

Usted se realizará una prueba de embarazo aproximadamente dos semanas después de la transferencia para determinar si ha ocurrido un embarazo.

Variaciones de IVF

Existen varias variaciones de IVF, incluyendo:

  • Transferencia Intrafalopial de Gameto (GIFT) - Durante la recuperación de óvulos, la cual se realiza bajo anestesia general, los óvulos y espermatozoides se transfieren inmediatamente dentro de un catéter y se transfieren a una trompa de falopio. Debido a que la fertilización no se puede confirmar y la calidad embrionaria no se puede documentar, este procedimiento es mejor cuando al menos una trompa de falopio está abierta y funcional y el conteo de esperma es el adecuado.
  • Transferencia de Cigoto Intrafalopial (ZIFT) - Una combinación de IVF tradicional y GIFT, este procedimiento involucra la fertilización en un laboratorio seguida por la transferencia dentro de las trompas de falopio. En la ZIFT, la fertilización se puede confirmar, pero el crecimiento de los embriones no se puede documentar.

Los procedimientos GIFT y ZIFT se realizan para imitar más estrechamente los eventos que suceden en la reproducción no asistida, en la cual el embrión se fertiliza en la trompa de falopio antes de que se traslade al útero para implantarse.