salad_spinach_eating_pregnancy Durante el embarazo, se recomienda mantener una dieta saludable y permanecer en actividad. Esto no sólo beneficiará a su bebé, sino que también ayudará a que usted se vea y se sienta mejor. Incluso puede ayudarle a que su labor de parto y alumbramiento sean menos complicados, y hacer que sea más fácil volver a estar en forma después que tenga a su bebé.

Comer Saludablemente para Usted y Su Bebé

Comer una variedad de alimentos nutritivos puede contribuir en gran medida para mantenerla a usted y a su bebé sanos mientras está embarazada. En general, propóngase seguir la última versión de la Dietary Guidelines for Americans. El nuevo MyPyramid sitio Web para mujeres embarazadas o en período de lactancia le permite obtener un plan de alimentación basado en su información personal, lo cual la ayuda a elegir entre una variedad de frutas, verduras, granos enteros, proteína magra, productos lácteos y grasas saludables.

Usted no necesita calorías adicionales durante su primer trimestre, pero debería estar consumiendo aproximadamente 300 calorías adicionales por día durante su segundo y tercer trimestre, para alcanzar un total de aproximadamente 1,900-2,500 calorías al día. Estas calorías adicionales deberían provenir de alimentos nutritivos. Ejemplos de refrigerios que contienen un aproximado de 300 calorías incluyen: una taza de yogurt de fruta sin grasa y una manzana mediana, una pieza de pan tostado de trigo entero con dos cucharadas soperas de mantequilla de cacahuate, o una taza de cereal de grano entero con ½ taza de leche y un plátano pequeño.

Además de las calorías adicionales, necesitará aumentar la ingesta de ciertos nutrientes, que incluyen ácido fólico, calcio y hierro. Las deficiencias de folato están asociadas con un riesgo incrementado de defectos en el tubo neural, así que aumente su ingesta de folato al consumir jugo de naranja, fresas, espinacas, brócoli, frijoles, y panes y cereales para el desayuno fortificados. Probablemente, su médico también le recomendará tomar un suplemento prenatal para asegurarse que esté consumiendo suficiente folato.

El calcio adicional es necesario durante el embarazo para proteger su densidad ósea y ayudar a que crezcan los huesos de su bebé. Usted debería consumir el equivalente de tres tazas de leche al día para obtener el calcio que necesita (1 taza de leche= 1 taza de yogurt bajo en grasa o 1.5 onzas de queso bajo en grasa).

Usted también necesita consumir suficiente hierro, el cual ayuda a que la sangre de usted y de su bebé transporte oxígeno. Los alimentos ricos en hierro incluyen carnes rojas magras, productos enriquecidos de granos, huevos, verduras verdes frondosas, brócoli, col de Bruselas, frijoles y guisantes, pasas, ciruelas pasa, y cacahuates.

Existen ciertas cosas que debería evitar consumir cuando usted está embarazada, incluyendo:

  • Alcohol: no se ha establecido cuál puede ser un nivel seguro de consumo de alcohol durante el embarazo, por lo tanto, evite tomar bebidas alcohólicas.
  • Pescado que pueda tener altos niveles de metil mercurio: evite comer tiburón, pez espada, caballa gigante y pez blanquillo durante el embarazo. Estos pescados pueden tener altos niveles de metil mercurio, el cual podría dañar a su bebé. Usted puede consumir con seguridad hasta 12 onzas de pescado que sea bajo en metil mercurio (p. ej., camarones, atún enlatado ligero, salmón, abadejo, bagre). No coma más de seis onzas de atún blanco enlatado o filetes de atún a la semana. El pez criado podría contener niveles elevados de dioxina.
  • Quesos blandos y fiambres, perros calientes y embutidos: los quesos blandos (p. ej., brie, feta, camembert, roquefort, queso blando estilo mejicano), los fiambres, los perros calientes y los embutidos pueden contener bacterias perjudiciales para el bebé antes de nacer.
  • Pescado crudo, carne roja cruda o pollo crudo: estos alimentos pueden ocasionar envenenamiento por comida y esto puede lastimar al bebé.
  • Productos no alimenticios: algunas mujeres embarazadas tienen antojos de productos no alimenticios, como fécula de maíz o arcilla, condición que se denomina pica. Usted debería evitar consumir esto y decirle a su médico si está teniendo antojos de productos no alimenticios.

También debería tener en cuenta limitar el consumo de cafeína. La evidencia es contradictoria con respecto a los posibles daños de la cafeína. Recientemente, se informó que la cafeína está asociada con un incremento en el riesgo de aborto. Sin embargo, la asociación no es lo mismo que la causalidad. La mayoría de profesionales del cuidado de la salud creen que una o dos tazas de café al día no dañarán a su bebé, y un estudio clínico reciente de más de 1,200 bebedoras de café en la segunda mitad de su embarazo encontró que beber menos café cafeinado no tuvo efecto sobre el tamaño o la fecha de parto de sus bebés. No obstante, es recomendable que limite el consumo de cafeína durante todo el embarazo, ya que no tenemos un conocimiento total sobre la seguridad de la cafeína. *

Si usted es vegetariana, es intolerante a la lactosa, o tiene otras restricciones alimenticias, consulte a su médico o a un dietista, quien le puede ayudar a planear una dieta bien balanceada y saludable para ajustarse a su estilo de vida y necesidades.