Las personas han promovido los beneficios terapéuticos de la terapia de masaje desde al menos el año 3000 a.C. Pero la práctica para mujeres embarazadas y sus recién nacidos es un descubrimiento bastante nuevo para muchas mujeres; y rápidamente está ganando popularidad.

Durante el embarazo, la estructura ósea de una mujer soporta cada vez más peso y sus órganos cambian para acomodarse a su bebé en crecimiento. El recorrido puede ser incómodo. Linda Guttman, una terapeuta de masaje radicada en Massachusetts, certificada y acreditada nacionalmente en masaje durante el embarazo, dice que "Un terapeuta de masaje puede realizar manipulación muscular específica durante el embarazo de una mujer para aliviar el malestar en muchas áreas de su cuerpo."

El masaje durante el embarazo puede brindar alivio para algunas de las quejas más comunes en el embarazo, incluyendo acidez estomacal, indigestión, hemorroides, náuseas matutinas , congestión sinusal, presión arterial elevada y venas varicosas . El masaje también puede mejorar la circulación e incluso hacer que la labor pre-término provoque menos ansiedad.

Lo que Dicen los Estudios

Estudios hechos por investigadores en Touch Research Institute (University of Miami School of Medicine) han encontrado que el dolor en la labor de parto puede disminuir mediante terapia de masaje. Las mujeres que recibieron masaje reportaron una disminución en el estado de ánimo deprimido, ansiedad y dolor, y mostraron una actitud más positiva después del primer masaje durante la labor de parto. Además, las madres que recibieron masaje tuvieron labores de parto considerablemente más cortas, una estancia en el hospital más corta y menos depresión postparto.

Otro estudio comparó los beneficios de la terapia de masaje con la terapia de relajación. Las mujeres en el grupo de terapia de masaje tuvieron menos ansiedad, mejor estado de ánimo, mejor sueño y menos dolor en la espalda para el último día del estudio. Ellas tuvieron menos complicaciones durante la labor de parto y sus bebés sufrieron menos complicaciones postnatales.

La Historia de Betsy

Betsy, una mujer embarazada de 41 años de edad esperando a su segundo hijo, recibe terapia de masaje semanalmente.

"El masaje me ha permitido ser más activa y saludable durante todos estos días antes de dar a luz," ella dice. Durante este embarazo, las náuseas matutinas son mucho menos problemáticas que la vez anterior. El masaje la ayuda con el dolor de espalda y ella duerme mejor la noche después de un masaje. Ella no ha tenido calambres en las piernas ni inflamación en las manos o pies.

"Sin el masaje como una parte regular de este embarazo, ¡habría perdido el control después del cuarto mes!" ella dice. Ella reconoce al masaje en el embarazo por eliminar las voces del miedo y ansiedad, y relajar su cuerpo y espíritu. "Para mí, el masaje es una herramienta muy importante en la supervivencia al embarazo."

Cuándo NO Recibir Masaje

Por lo general, el masaje en el embarazo es muy seguro y satisfactorio, pero no es para todas las personas en todas las etapas del embarazo. Por eso es importante tener a un terapeuta especialmente capacitado en masaje, quien sea competente para realizar masaje en el embarazo, y esté al tanto de importantes limitaciones.

Claire Marie Miller, una terapeuta en masaje certificada nacionalmente y Wanda Sundermann, una terapeuta en masaje certificada en masaje y partera (terapeuta capacitada para el cuidado en la labor de parto y alumbramiento) certificada, son instructoras en the Nurturing The Mother Certification Program; un curso de capacitación en masaje durante el embarazo. Ellas dicen que el masaje en "puntos de reflejo del tobillo" (áreas de los tobillos que corresponden con el útero y los ovarios) deberían evitarse, a menos que una mujer quiera ocasionar labor de parto. El masaje directamente sobre venas varicosas no es una buena idea, pero los tratamientos realizados en áreas cercanas mejorará la circulación y aliviará la tensión en los tejidos varicosos.

Cualquier persona con presión arterial alta debería primero buscar la aprobación de su médico. Aunque el masaje puede ayudar a disminuir la presión arterial, una mujer embarazada debería recibir el masaje recostada sobre su costado izquierdo durante toda la sesión. Para mujeres que experimenten labor pre-término, el masaje puede ayudar a mejorar la circulación y a relajarlas, pero el masaje del abdomen debería evitarse. Las mujeres embarazadas no deberían recibir masaje si tienen fiebre.

En general, es normal algo de inflamación durante el embarazo, y el masaje puede aliviar algo del malestar. Pero la inflamación bastante rápida y/o severa de las manos y rostro en las últimas etapas del embarazo puede ser una señal de condiciones potencialmente peligrosas y requiere cuidado médico inmediato. El masaje no es la terapia adecuada en este caso.

El Masaje Regular Es Óptimo

Miller y Sundermann recomiendan el masaje en el embarazo en el mismo programa en el que una mujer acude con su médico. Pero si usted era una adepta regular al masaje antes de quedar embarazada, podrían estar bien las visitas más frecuentes. Si su presupuesto, horario y médico lo aprueban, lo ideal sería una vez a la semana. Si usted no está acostumbrada al masaje o está en el primer trimestre, busque el consejo de su médico y a un terapeuta especialmente capacitado en masaje para saber cuándo comenzar.

Con frecuencia, los terapeutas capacitados en masaje en el embarazo usan un cojín para el cuerpo. Éste permite que la futura madre se recueste boca abajo teniendo soporte en el abdomen. Esta técnica permite que la espalda reciba la atención que necesita y también ayuda a que la madre respire profundamente.

¡Los Bebés También Se Benefician!

El masaje infantil puede ser un modelo saludable para el masaje familiar. Toda la familia puede participar, lo cual ayuda a crear un vínculo entre los padres y el hijo. El masaje ayuda a mejorar la circulación y estimula el desarrollo de los sistemas respiratorio y nervioso, lo cual es especialmente importante para bebés prematuros. Esto ayuda a que los bebés se adapten al contacto afectuoso y los ayuda a relajarse. Un buen momento para realizar masaje infantil es después del baño.

Los dos libros enlistados en la sección de Fuentes Adicionales más adelante, incluyen indicaciones simples (junto con fotografías) para realizar masaje infantil.

Encontrando a un Terapeuta de Masaje en el Embarazo

Comience con the American Massage Therapy Association (AMTA); un cuerpo gubernamental para todos los terapeutas en masaje, incluyendo aquellos capacitados en masaje durante el embarazo. La AMTA tiene una delegación en cada estado y puede brindarle una lista de terapeutas certificados en su estado. Además, pregunte a otros profesionales médicos que conozca. Con frecuencia, los quiroprácticos, obstetras y otros profesionales médicos tienen una red que usted puede aprovechar.

Una vez que tenga una lista de nombres, haga las siguientes preguntas para ayudar a que la experiencia sea positiva y saludable:

  • ¿Cuánto tiempo ha estado ejerciendo?
  • ¿Qué tanta experiencia en masaje tiene con mujeres embarazadas?
  • ¿Ha tomado alguna capacitación especial en masaje durante el embarazo?
  • ¿Usa un cojín para el cuerpo?
  • ¿Cómo se las arreglará para colocarme a medida que avance mi embarazo?

Si el terapeuta no puede responder estas preguntas para su satisfacción, siga avanzando hasta que encuentre uno que sí lo haga.