Un buen cuidado prenatal la ayudará a tener un embarazo saludable y tomar decisiones informadas. El cuidado incluye pruebas y consultas con el obstetra. Hay muchos tipos de exámenes prenatales para la madre y el feto. Diferentes exámenes son apropiados en diferentes momentos de su embarazo. Algunos se realizan de manera rutinaria. Otros exámenes se realizan solo cuando existe un motivo importante para hacerlos.

Algunos exámenes prenatales son exámenes de revisión, mientras que otros son de diagnóstico. Un examen de revisión proporciona información sobre la posibilidad de que exista un problema. Por ejemplo, una prueba de detección de alfafetoproteína (AFP) puede indicar que existe un riesgo del 1% de padecer espina bífida. Un examen de diagnóstico puede decir que está presente un problema específico.

Los diferentes tipos de examinación prenatal incluyen:

Examinación prenatal

Análisis de sangre (o saliva)

En un análisis de sangre, se extrae sangre del brazo con una jeringa y se envía a un laboratorio para su evaluación. Los análisis de sangre revisan:

Tipo Sanguíneo y factor Rh

Hay cuatro tipos principales de sangre: A, B, AB y 0. Cada uno de estos tipos de sangre también se clasifican por los tipos de antígenos presentes. Los antígenos son proteínas en la superficie de las células sanguíneas, una de las cuales se llama factor Rh. Si usted lleva esta proteína, es Rh positivo. Si no lleva esta proteína, es Rh negativo. Aproximadamente el 85% de las personas son Rh positivas.

Si la madre es Rh negativo y el padre es Rh positivo, el feto tiene una probabilidad del 50% de ser Rh positivo. Puede haber una posible incompatibilidad de Rh. La madre podría desarrollar anticuerpos a los antígenos Rh en la sangre del bebé si una pequeña cantidad de la sangre Rh positiva del bebé se mezcla con la sangre de la madre. Esto ocurre rara vez en el primer embarazo de una mujer, ya que las células fetales, por lo general, solo obtienen acceso a la circulación de la madre mucho después en el embarazo o durante el parto. También es posible que la mujer se sensibilice al factor Rh al perder un embarazo o tener un embarazo ectópico.

Los síntomas y las complicaciones de la incompatibilidad de Rh solo afectan al feto o recién nacido. La salud de la madre no se ve afectada. Si los anticuerpos de la madre cruzan la placenta y atacan la sangre del feto, se destruirían los glóbulos rojos del feto y podría causar anemia fetal. Esto puede causar inflamación del cuerpo del bebé, daño cerebral, insuficiencia cardíaca o incluso la muerte del feto o recién nacido.

En la mayoría de los casos, la incompatibilidad de Rh se puede prevenir al administrarle a la madre inmunoglobulina Rh (RhIg). Esto previene la sensibilización de la sangre de una madre Rh negativa. La primera inyección se administra a las 28 semanas de embarazo. La segunda inyección se administra en un plazo de 72 horas después del parto, y después de la pérdida de un embarazo o un aborto provocado, para desensibilizar la sangre de la madre para futuros embarazos.

Una vez que una mujer Rh negativa desarrolla anticuerpos para un bebé Rh positivo, el tratamiento RhIg no ayuda. Por lo tanto, los exámenes prenatales de incompatibilidad de Rh y las medidas de prevención son extremadamente importantes. El feto estará monitoreado de cerca durante el embarazo. El bebé podría necesitar una transfusión de sangre después del parto. En casos graves, se le podría administrar una transfusión de sangre al bebé mientras está en el útero.

Anemia por deficiencia de hierro

Si está anémico, tiene niveles bajos de hierro en sangre. Se puede realizar una prueba de detección de ferritina en suero para determinar si está anémica. Se espera un nivel leve de anemia. Es normal cuando el embarazo está avanzado debido al volumen plasmático expandido de la madre. Sin embargo, una anemia grave o de manifestación temprana puede provocar cansancio extremo y aumentar el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer. Se le pueden prescribir tabletas o inyecciones de hierro.

Enfermedades de transmisión sexual (STD)

Muchas STD pueden dañar a su bebé en desarrollo. Los médicos realizan pruebas de rigor para detectar clamidia y gonorrea , que se llevan a cabo mediante cultivo. Se realizan análisis de sangre para detectar lo siguiente:

  • Hepatitis B
  • Sífilis
  • Virus de Inmunodeficiencia humano (VIH)

Es importante saber si tiene alguna de estas condiciones. Hay medidas que pueden tomarse para ayudar a prevenir la transmisión de la ETS a su bebé.

Riesgos de determinadas enfermedades

La varicela y el sarampión alemán, por lo general, son enfermedades leves en las mujeres que no están embarazadas. Sin embargo, pueden causar defectos de nacimiento si una madre se infecta por primera vez durante el embarazo.

Fibrosis quística (FQ)

La FQ es una enfermedad genética. Ambos padres deben ser portadores del gen de la FQ para que el bebé presente esta condición. No existe ninguna cura para la FQ, si bien el tratamiento ha avanzado mucho en los años recientes. Es más probable que la FQ ocurra si los padres son caucásicos de ascendencia europea del norte.

Diabetes gestacional

Algunas mujeres embarazadas desarrollan niveles altos de azúcar en sangre durante el embarazo. Esto se llama diabetes gestacional. Se debe a cambios hormonales en el cuerpo que afectan la absorción de insulina. Se le puede pedir que se realice una prueba de tolerancia a la glucosa oral entre la semana 24 y 28 de embarazo. Esto incluye una bebida especial cargada de azúcar y análisis de sangre reiterados. Las mujeres en riesgo más alto se deberían revisar antes.

Enfermedad de la tiroides

Si tiene síntomas o antecedentes de enfermedad de la tiroides, se le pueden realizar un análisis de sangre para confirmarlo. Suele tratarse con el medicamento levotiroxina para normalizar los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). Esto reduce el riesgo de complicaciones para el bebé y la madre.

Exámenes de detección en sangre

Entre la semana 15 y la 20, se pueden analizar los componentes sanguíneos de la madre para descubrir si el bebé tiene mayor riesgo de presentar espina bífida, defecto de la pared abdominal , síndrome de Down y trisomía 18 (otro tipo de trastorno genético). En la semana 10 a la 14, estos análisis de química sérica pueden combinarse con una ecografía especial (llamada “translucencia nucal”) para identificar signos de síndrome de Down, trisomía 18 y otras anomalías congénitas.

Revisión Triple o Revisión de Marcador Múltiple

La revisión triple es un examen de sangre materna que mide los niveles de tres sustancias producidas normalmente por el feto o placenta. Esta prueba se usa para identificar embarazos que tienen un riesgo más alto del promedio de ciertos defectos congénitos, como síndrome de Down y defectos del tubo neural.

La revisión triple se puede realizar entre las semanas 15 y 20 de embarazo. Sin embargo, es más precisa cuando se realiza entre las semanas 16 y 18. La prueba de detección se realiza mediante una extracción normal de sangre y no implica ningún riesgo para la madre o el feto.

El examen de detección triple se encuentra disponible para todas las mujeres embarazadas, pero se recomienda para aquellas de 35 años o más. También es posible que se recomiende para las mujeres embarazadas que padezcan lo siguiente:

  • Antecedentes de anomalías congénitas
  • Antecedentes de uso de drogas ilegales o sustancias nocivas
  • Diabetes.
  • Infección viral
  • Exposición a la radiación

Las tres sustancias que mide la revisión triple son:

  • Alfa fetoproteína (AFP) - proteína normalmente producida por el feto
  • Estriol: estrógeno producido tanto por el feto como por la placenta.
  • Gonadotropina humana coriónica (hCG): hormona producida dentro de la placenta.

La detección triple es un examen de revisión, no un examen de diagnóstico. Esto significa que la prueba solo puede evaluar el riesgo, no puede diagnosticar una condición. El riesgo individual de una mujer de tener un hijo con anomalías congénitas se calcula mediante los niveles de AFP, estriol y hCG combinados con la edad, el peso y la raza de la madre.

Los resultados del examen se expresan como probabilidades. Por ejemplo "las probabilidades de que este bebé tenga síndrome de Down ahora son mayores, menores, o iguales" a lo que se esperaba con base en la edad e historial médico de la madre.

Si la revisión triple muestra riesgo incrementado, se realiza examinación adicional, así como una canalización con un especialista genético. Es importante recordar que esta prueba solo indica la probabilidad de un resultado, no es un diagnóstico. Muchas mujeres con una prueba de detección con resultados positivos no tienen un hijo con un defecto congénito. A esto se lo considera un resultado “falso positivo”.

Algunas veces la AFP se examina sola, sin hCG y estriol. Además, se puede agregar un marcador adicional a la prueba, haciendo de la revisión triple una revisión cuádruple. La sustancia es inhibina A, la cual es una glucoproteína. Estudios han encontrado que un mayor número de marcadores incrementa la precisión del examen de revisión.

Análisis de orina

En un análisis de orina, se le pedirá que recolecte una muestra de orina en un contenedor estéril. La orina se envía a un laboratorio para su evaluación. Los análisis de orina pueden realizarse para revisar lo siguiente:

  • Glucosa: la presencia de azúcar en la orina indica diabetes gestacional, un tipo de diabetes que ocurre solo en el embarazo. Si hay azúcar presente en la orina, el médico ordenará exámenes adicionales para confirmar el diagnóstico.
  • Proteína: la presencia de proteína en la orina podría ser un signo de infección urinaria. En etapas posteriores del embarazo, la presencia de proteína en la orina puede indicar preeclampsia. Esta condición causa un aumento repentino de la presión arterial y puede provocar un aumento excesivo de peso.
  • Cuerpos cetónicos : la presencia de cuerpos cetónicos en la orina es un signo de que el cuerpo está descomponiendo grasas en lugar de carbohidratos para obtener energía. Esto puede significar que usted no está recibiendo lo suficiente para comer o está deshidratada. Esto puede presentarse en la diabetes.
  • Bacterias: la presencia de números significativos de bacterias en su orina es una señal de posible infección en el tracto urinario. Su médico podría recetar antibióticos para tratar la infección. También se puede detectar la infección por estreptococos del grupo B en el análisis de orina.

Otras pruebas

El médico puede tomar un hisopado de la vagina o el recto para verificar signos de infección o cambios en la estructura celular. Se puede tomar un hisopado o frotis para:

Infección por estreptococos del grupo B (EGB)

El estreptococo de grupo B (EGB) es una bacteria que puede causar infecciones de amenaza para la vida en recién nacidos. Muchas personas son portadoras de EGB pero no se enferman. Una de cada cuatro a cinco mujeres embarazadas son portadoras de EGB en el recto o vagina. Durante el parto, un recién nacido podría entrar en contacto con esta bacteria.

En ocasiones, los bebés que nacen de una madre portadora de EGB presentan signos y síntomas de la enfermedad. La mayoría de los casos ocurren en la primera semana de vida y son aparentes algunas horas después del nacimiento. La infección por EGB puede derivar en una infección grave, neumonía y meningitis. Una vez diagnosticadas, las infecciones con EGB se pueden tratar mediante antibióticos intravenosos.

Una mujer puede ser revisada de EGB durante el embarazo. La prueba suele realizarse con el embarazo avanzado, durante las semanas 35 a 37. El médico toma un hisopado de la vagina y el recto, que se envía a un laboratorio y se realiza un cultivo.

Si el resultado de la prueba es positivo, entonces a usted se lo considera portador de EGB. Si resulta positivo para EGB o está en alto riesgo, el médico recomendará darle antibióticos intravenosos durante el trabajo de parto y el parto.

Ecografía

Una ecografía usa ondas de sonido para examinar las estructuras internas, incluido el feto en desarrollo y la posición de la placenta. El ultrasonido es un examen no invasivo que no posee riesgo para la madre o el feto. Dependiendo del trimestre en el que esté, se puede usar un ultrasonido por diferentes razones.

Ultrasonido

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Duración de los estudios ecográficos

Primer trimestre:

  • Confirmar un embarazo
  • Estimar la edad gestacional
  • Identificar la ubicación del embarazo (en el útero o en las trompas de falopio)
  • Revisar en busca de un defecto en el tubo neural
  • Revisar en busca de gestaciones múltiples
  • Verificar la presencia de líquido adicional en la parte trasera del cuello

Segundo trimestre:

  • Semanas 11 a 14: características de un posible síndrome de Down
  • Semanas 18-20: posibles malformaciones congénitas
  • Revisar en busca de embarazos múltiples
  • Confirmar edad gestacional y crecimiento fetal
  • Revisar el nivel de líquido amniótico
  • Determinar el sexo del bebé

Tercer trimestre:

  • Determinar la ubicación y desarrollo de la placenta
  • Revisar el bienestar y movimiento fetal
  • Identificar cualquier anormalidad uterina y pélvica de la madre
  • Revisar la adecuación de la cantidad de líquido amniótico
Tipos de estudios ecográficos
Ecografía transvaginal

Al comienzo del embarazo, el médico puede usar una ecografía transvaginal. Durante este procedimiento, se inserta una sonda delgada en la vagina. Se crean imágenes del útero y los ovarios en la pantalla de una computadora. Un profesional capacitado evalúa las imágenes.

Translucencia nucal (TN)

En el primer trimestre y al comienzo del segundo trimestre (entre las semanas 11 y 16), se le podría realizar una translucencia nucal (TN) o prueba del pliegue nucal. Es una ecografía especial que puede ayudar a identificar el síndrome de Down, otras anomalías cromosómicas y defectos cardíacos. Se mide el líquido en la parte trasera del cuello del bebé. Estos resultados suelen combinarse con otros resultados de análisis de sangre para determinar el riesgo de una condición.

Ecografía transabdominal

Durante este procedimiento, el abdomen se cubre con un gel y un técnico pasa una herramienta similar a una varilla, llamada transductor, a través del abdomen. Se generan imágenes del feto en un monitor de computadora y son evaluadas por un profesional capacitado. Cuando este procedimiento se realiza durante el primer trimestre, se requiere tener la vejiga llena.

Ecografía de Doppler

Además, se podría realizar una ecografía de Doppler, el cual puede detectar células sanguíneas en movimiento y miden su dirección y velocidad.

Examen prenatal adicional para trastornos genéticos

El bebé puede heredar un trastorno genético de uno o ambos padres. Los ejemplos incluyen:

La decisión de realizarse un análisis genético es compleja y suele ser difícil. La consejería genética está disponible para las madres y los padres. Se pueden realizar los siguientes análisis para diagnosticar o confirmar la presencia o ausencia de un trastorno genético. Las pruebas pueden combinarse o realizarse después de otros resultados de análisis, como análisis de sangre o ecografías.

Muestreo de vellosidades coriónicas (MVC)

El muestreo de vellosidades coriónicas (MVC) es un procedimiento de diagnóstico en el que se extrae una muestra de células de las vellosidades coriónicas de la placenta que se examina para detectar anomalías cromosómicas y anomalías congénitas genéticas. La CVS se realiza a las 10-12 semanas de gestación y puede examinar enfermedades como síndrome de Down, Tay Sachs, y fibrosis quística. La CVS también se puede usar para examinación de paternidad.

Técnicas de CVS
  • CVS transcervical (TC): el médico guía una sonda delgada a través de la vagina y el cuello uterino y dentro de la placenta donde se obtiene una pequeña cantidad de tejido. La ecografía se usa para ayudar a guiar al médico y reducir el riesgo al feto.
  • CVS transabdominal (TA): similar a la amniocentesis, el médico guía una aguja desde el abdomen y hacia dentro de la placenta donde se obtiene una pequeña cantidad de tejido. Se puede usar un anestésico local. Justo como con la CVS TC, una ecografía se usa para ayudar a guiar al médico y reducir el riesgo al feto.

Amniocentesis

Una amniocentesis es un procedimiento diagnóstico durante el que se extrae y evalúa una muestra de líquido amniótico. El líquido amniótico es el líquido que rodea al feto en desarrollo. Contiene células normalmente irradiadas del feto.

Amniocentesis

imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Cuando se realiza temprano en el embarazo (de la semana 15 a la 18 de embarazo), se usa para detectar:

  • Síndrome de Down
  • Otras anormalidades cromosómicas
  • Defectos en el tubo neural, como espina bífida y anencefalia
  • Trastornos metabólicos heredados

Muestra de Sangre Umbilical Percutánea (PUBS)

La muestra de sangre umbilical percutánea (PUBS) es un procedimiento de diagnóstico que examina la sangre del feto. La sangre se retira del cordón umbilical donde se inserta dentro de la placenta. Realizado a las 18 semanas o después, PUBS se usa para detectar:

  • Anormalidades cromosómicas, como síndrome de Down
  • Trastornos sanguíneos, como enfermedad hemolítica fetal
  • Malformaciones del feto
  • Infección fetal
  • Anemia fetal

La PUBS también puede usarse como técnica de transfusión al feto en casos graves de isoinmunización fetal (cuando una madre Rh negativa produce anticuerpos al factor Rh). Este tipo de tratamiento no suele precisarse porque la anemia fetal grave por isoinmunización se previene mayormente a través de otras medidas. Adicionalmente, la PUBS se puede usar para administrar ciertos medicamentos al feto.